Jugábamos a la casita

RedKarani

Comenzaré mi historia…

En este momento voy sin rumbo en mi hermosa ciudad y observo a cada una de las personas que me encuentro, sabes? cada una tiene algo que contar y lo ocultamos, por miedo al qué dirán, a que no crean en ti,  hoy  es la primera vez que hago esto…

Mi nombre Tamara, no fui una hija esperada, amada, fui concebida bajo golpes, y al nacer le preguntaron  a mi madre si algún día me diría quién era mi padre y que crees soy su vivo retrato, ¡que ironía de la vida!, los médicos no me daban mucho tiempo,  sin embargo, los cuidados de mi familia materna me sacaron adelante y me aferre, recibí amor mucho amor.

Crecí en una familia disfuncional. Mi padre  alcohólico y ausente, una madre que tomo el rol de proveedora,  salía a  vender lo que fuera para llevar el taco a la mesa ya que éramos dos  hijas. Mi hermana era la pequeña y se salía con ella, yo era una niña tranquila,  tenía 5 años vivíamos en una casa familiar  me quedaba encerrada en mi cuarto,  fue así cuando comenzó  él toco a mi puerta, yo le abrí, era mi primo mayor, por confianza lo deje pasar. El comenzó a quedarse conmigo cuando mi mamá salía veíamos la tele, siempre mi caricatura favorita, él decía que me cuidaba, estaba conmigo   y jugábamos, así lo recuerdo. Era mi casita, el lugar donde me sentía segura donde no veía como golpeaban a mi mamá,  yo era amada por él, pero me tocaba mis partes y entonces se volvió un lugar obscuro,  así fue la primera vez…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.