Estaba inconsciente y me violo.

RedKarani
No sé cómo empezar esta declaración exactamente, pero voy a hacerlo, por mí, por todas las mujeres, por todos los que podemos llegar a ser víctimas de esto. Y porque personas como estás no merecen quedar impunes después de hacer tanta porquería. Porque no pueden ir destruyendo sin pagar. Porque si el me destruyó, yo también. No voy a descansar hasta que pague. Porque lastimosamente muchas de las ocasiones las autoridades no hacen ABSOLUTAMENTE NADA AL RESPECTO. Porque los que experimentan con la vida y cuerpo de otros sin su consentimiento no merecen el más mínimo de nuestro respeto, y en cambio sí, nuestro desprecio.
El 1 de noviembre del 2019 fui «sexualmente abusada» ( VIOLADA) por MARIANO CRUZ CARRANZA. De 22 años, estudiante de arquitectura en CU. (Supuestamente)
Esto ocurrió durante una fiesta en celebración al día de muertos, los más cercanos a nosotros sabrán que ya se había convertido en algo de todos los años el hacer una fiesta y todo era tranquilo y agradable.
Conocí a Mariano meses atrás, justamente en una fiesta en celebración a mi cumpleaños. Él me repugna totalmente y más que nada porque fingió ser algo que no era hasta el momento de la violación. Siempre se mostró amable e interesante. Yo creí que podía ser simplemente un nuevo amigo, se mostraba como alguien agradable, nunca me lo imaginé, pero sí tuve señales de alerta, porque reconozco que fueron cosas que no vi, me apendejé horrible.
El punto que salimos más veces, mi hermana precisamente lo conoció porque empezó a bailar break dance. Así que nos veíamos cuando íbamos a practicar, él empezó a caerme bien y a generar cierta atracción. Todo había quedado en que yo no quería nada formal y que él supuestamente lo respetaría. Cabe aclarar que en esos momentos yo estable emocionalmente NO estaba. Acababa de terminar incluso con una relación y es por eso que le había dicho que no quería nada formal. Me sentía realmente mal y supongo que sí fue algo de lo que se aprovechó en demasía. Porque eso hacen. Porque él sabía lo que hacía. Porque recordando todo y poniéndolo en orden hasta pareciera que tiene un modus operandi. Porque caben destacar ciertas cosas que de verdad no ví hasta después.
Yo me equivoqué en muchísimas cosas. La primera: confiar en él. La más importante: el abandonarme completamente (es algo que estoy en proceso de perdonarme) La tercera: haberle ‘dado entrada’ de alguna manera (porque él sabía manipular) Pero bueno, a las fiestas que hacemos suelen ir conocidos y amigos que ya habían ido antes y con los que nunca habíamos tenido mayor problema, solo pasar una noche agradable.
En esta fiesta yo bebí demasiado y me puse mal muy rápido. Me metieron a mi cuarto y porque estaba vomitando me checaban con regularidad, YO ESTABA EN MI CASA, EN MI CUARTO, EN MI CAMA. Con mi gente…
Yo no puedo acordarme de mucho, de ese lapso en el que me metieron hasta que él entro. Solo tengo recuerdos vagos. Pero recuerdo muy bien el sentir ser penetrada vía vagina. Recuerdo que no podía reaccionar, cómo si no pudiera moverme, ni gritar. No me podía defender. No estaba consiente al 100%
Él me tenía boca abajo. Porque recuerdo muy bien la imagen más aterradora y que hasta la fecha me provoca pesadillas. La imagen fue él. Su sombra en toda esa oscuridad.
Fue cuando yo voltee la cabeza, recuerdo que yo decía cosas pero no recuerdo con exactitud qué cosas. En el momento en el que yo pude voltear y verlo, él paró. Se fue, yo seguí inconsciente un rato más y después muy asustada y como pude, me subí las pantaletas y las medias, reaccioné y no podía creer que fuera real, incluso lo dudaba, porque recuerdo que para cuando yo me puse mal, él no había llegado a la fiesta. Entonces no sabía con certeza si sí había sido él, pero mi corazón sabía que sí. Prendí la luz y mi primer instinto fue escribirle a mi ex novio. Le dije todo lo que sentía entre mis ataques de ansiedad. Vi la envoltura del condón en el piso. Sentí dolor en mi vagina. Era obvio que todo había sido real.
YO ME HABÍA ABANDONADO. Es la de las peores sensaciones que he sentido en la vida. Fui todavía al cuarto de al lado pero no pude decir nada, porque todavía no estaba consiente al cien. Solo no podía dejar de llorar, ahí se encontraban mi primo y otros amigos. Me quedé dormida. Fue lo único que hice en ese momento, para lo que me alcanzó. La mañana siguiente enseguida se lo dije a mi hermana. Primero me aseguré preguntándole si él había llegado a la fiesta y fue cuando ella me dijo que había sí había llegado muy tarde ya y que incluso cínicamente se había quedado a dormir. Yo le dije todo lo que había pasado y afortunadamente ella (como siempre) me apoyó en todo. El contarle a mi mamá y sus reacciones son cosas que dejó a su imaginación porque el solo recordarlas me parte el alma.
Al principio yo estaba furiosa, pero quería dejarlo como un mal recuerdo. No quería hacer nada al respecto. Pero recordé la lucha que llevo no solo yo. Sino millones de mujeres. Porque no pueden pasarnos por encima cuando quieran. Porque no tienen derecho. Hubo muchos pensamientos que te hace creer toda esta sociedad que defiende a sus abusadores y asesinos. Creí que había sido mi culpa. Por instantes, cabe aclarar, porque nunca he sido de las que se deja tirar fácil.
Creí que había sido mi culpa por emborracharme. Por todo lo que había pasado con él. Pero otra parte de mí sabía en plenitud que la culpa la tiene el violador. Porque es consiente de todo lo que hace. Porque tiene la opción de elegir entre hacerlo y no hacerlo, y, sin embargo, LO HACE. Porque no tiene justificación. Porque por cómo estaban las cosas en verdad no tenía porqué. Por violador. Por aprovechado. Porque yo estaba inconsciente, sí. Por mi culpa, sí. Pero él se fue a meter a mi cuarto y me tocó y metió su pene en mí sin tener ninguna clase de derecho y sabiendo que yo no estaba consiente. Porque eso es una violación, cuando no existe un consentimiento.
No sé cuánto tiempo mantuvo la acción, no sé ni siquiera bien la hora. Fue por la madrugada. Pero estaba tan mal que enserio no pude medir tiempos ni nada.
Él muy cínico aceptó que había sido él vía mensaje y obviamente no quedaron dudas. Pero como para entonces yo había decidido que quería dejarlo como un recuerdo amargo, decidimos borrar todo en relación él. Pero al final me convencí de denunciar. Pero el mensaje ya había Sido borrado por mi hermana.
Mi hermana me apoyó en la denuncia y fuimos a buscar. Yo me sentía mal, terrible y ella también. Pero nunca me soltó. Nunca me ha soltado y ahí estuvo. Fuimos a buscar en dónde realizar la denuncia y no lo pasamos ahí todo el día. Terminamos muy tarde y ellos me dijeron que llamarían para ver y platicar en que procedería mi denuncia. ESA LLAMADA NO LLEGÓ JAMÁS HASTA LA FECHA.
Esto es un resumen muy breve a comparación de todo lo que conllevó esto. De todo lo que viví. Pero espero que sea suficiente y que sirva de ayuda, para que nos hagamos más fuertes, para saber que no estamos solas. Para que sepan que no nos vamos a quedar calladas y que no les tenemos miedo. Que no se van sin pagar. Para que queden advertidas. Para que se difunda y pueda hacerse justicia. Lo hago por todas aquellas que puedan cruzarse con él. Porque aunque parezca mínimo, ya es algo en contribución al cambio.
Actualmente no sé nada de él y sin embargo lo tengo presente. Porque como ya dije, yo tenía que hacer algo al respecto. No me podía quedar así y él tampoco puede. No me importa el impacto negativo que esto pueda tener, YA NO SEAN MIERDAS. Vamos a cuidarnos entre todos en lugar de criticarnos y hacernos daño.
Espero puedas compartir y hacerlo llegar a más mujeres o personas que han vivido esto, para prevenir a los que no.
MARIANO CRUZ CARRANZA  MANIPULADOR, ACOSADOR Y VIOLADOR.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.